La moda de las series televisivas

El celuloide la pequeña pantallaLas series de televisión, son un formato explotado desde hace muchas décadas; sin embargo, han cambiado mucho desde la década de 1990, con la globalización del mercado de la televisión a partir de cadenas que distribuyen en forma prácticamente simultánea para distintos en países e incluso en distintos idiomas.

El antiguo modus operandi

Las series de televisión comenzaron en Estados Unidos en la década de 1940, que es la década en que comienza la televisión comercial, y se dejan atrás las emisiones experimentales. No obstante, la década de 1950 resulta ser decisiva en esta materia; pues se crean algunas series de gran impacto en el público norteamericano, como la comedia I Love Lucy, que acapara sintonías durante varias temporadas y de hecho está en el aire, durante seis años. Se trata quizás del primer hito de teleaudiencia para una serie. Además, esta década vio nacer a Bonanza y a The Twilight Zone. Con ambas series se producen cambios clave para la historia posterior. En primer lugar la diversificación del género; pues a la serie cómica, que ya ha sido bien recepcionada con I Love Lucy, se le se suma con Bonanza la serie de aventuras histórica; pues explota la fórmula ya exitosa del Western, pero en formato de serie. Por otro lado, The Twilight Zone es una serie que mezcla un formato de Late, es decir, un presentador tipo show, que presenta relatos cortos a través de una breve introducción y un cierre. Por lo cual esta serie equivale a una suerte de programa, que además se enfoca en el terror, el misterio y el género fantástico.
A partir de esta década y con estos tres hitos despega una pujante actividad que desarrolla series de diverso tipo, adaptaciones, creaciones originales y miniseries. Si bien, tienen un alto impacto en el público norteamericano, su difusión internacional es prácticamente un producto secundario. Es decir, que las cadenas norteamericanas venden sus temporadas antiguas a los mercados de otros países, con lo cual la circulación es muy tardía. Bonanza y The Twilight Zone se transmitían en España en la década de 1980; es decir, con prácticamente 30 años de distancia respecto a sus transmisiones originales.

Este modelo de divulgación internacional, como producto secundario vendido a un precio relativamente bajo para emisoras extranjeras, fue el que dominó el modelo de la comercialización de las series hasta la década de 1990, en la que el panorama y las proyecciones de la televisión comienzan a cambiar radicalmente.

La nueva moda de las series

La década de 1990, atestiguó la formación de cadenas de televisión que se internacionalizaban y posteriormente la televisión por cable y la transmisión privada. Esto permitió que los programas de televisión, fuesen cada vez más sincrónicos respecto a la televisión norteamericana. Las películas se transmitían por televisión a poco tiempo de haberse estrenado en cine, y las series estuvieron relativamente dormidas hasta que un gigante las despertó. Ese gigante fue J.J. Abrams creador de Lost. Lost fue la primera serie que despertó la actual moda creando expectación simultánea a nivel mundial. De hecho el capítulo final de Lost, fue transmitido en forma simultánea en distintos países, logrando una teleaudiencia de millones de espectadores a lo largo del globo. A partir de Lost, hay una historia diferente para las series de televisión, pues se instalan como fenómeno mundial.

Imagen de LoopAll – Fotolia.comSimilar Posts: