Los Razzies, la otra cara del cine

Premios y eventos del cineLos Razzies son los premios que se otorgan al peor desempeño cinematográfico en Hollywood. En realidad nacieron como una parodia de los Óscar en 1980; pero con el tiempo se han transformado en un ritual, que muestra, la mayoría de las veces con cierto humor, las producciones menos logradas y los perores desempeños del cine. Literalmente un reconocimiento a lo más malo. Evidentemente, la entrega de estos premios está llena de anécdotas sabrosas para quienes disfrutan con la historia del cine y sus aspectos menos conocidos.

La historia de los razzies

El publicista John Wilson, que además ha trabajado como columnista y crítico, empezó con esta idea de implementar una premiación que reconociera lo más malo el cine y que se realizara en fecha cercana a la premiación de los óscar. De hecho ha quedado como parte del ritual que la premiación se realiza el mismo fin de semana que los óscar usualmente, un día antes. El premio, hoy se conoce como razzies, aunque en realidad se trata de los premios otorgados por la fundación Golden Raspeberry, por tal razón el galardón es una pequeña estatuilla de una frambuesa dorada, que emula al óscar; pero que en realidad tiene sólo una placa de pintura que emula el color del oro, y un precio material de sólo algunos dólares, lo que constituye parte de la parodia. Aun cuando el actor Bill Cosby exigió en una ocasión que se le entregara el premio en oro, y como fue el primer premiado en aceptar el premio en la historia de los razzies, finalmente se le entregó la estatuilla con su peso en nada menos que 24 quilates de oro sólido. Una de tantas historias divertidas que rodean la premiación.
El nombre Golden Raspberry, o frambuesa dorada, alude a una expresión norteamericana difícil de traducir “blowing a raspberry”, que literalmente sería soplar una frambuesa; pero que en realidad se utiliza para el signo de desagrado que se hace con la boca, sacando la lengua y haciendo un ruido como una pedorreta.

Anécdotas interesantes

La naturaleza de los premios no siempre ha sido tomada con humor por quienes son galardonados; sin embargo algunos de los premiados, han aceptado el premio e incluso participado en la ceremonia de premiación con bastante humor. Probablemente la participación más bulliciosa haya sido la que protagonizó Tom Green que se hizo acreedor, nada menos que de cinco de estos premios, lo que es realmente un logro. A la ceremonia de premiación llevó un alfombra roja, que él mismo instalo para entrar, desde un vistoso automóvil, y luego dirigió un largo discurso, donde afirmaba emocionado que no creía merecer el galardón y que culminó con una interpretación en armónica, tan larga, que tuvo que ser desalojado, por la organización. Evidentemente se trató de un desalojo programado con anterioridad y parte de la parodia; sin embargo, es una de las premiaciones más recordadas por este motivo.

Otra anécdota famosa fe la de Hally Berry, que llevó a la ceremonia su anterior óscar y con los dos premios en la mano, imitó el discurso que se acostumbra a realizar en la entrega de los premios óscar. Otro dato curioso digno de mencionar es el probablemente difícil de repetir premio a Brian Helgeland, quien recibió un óscar al mejor guion y un razzie al peor guion en el mismo año. Aunque por películas distintas.

Imagen de matusciac – Fotolia.comSimilar Posts: