La industria del cine y la crisis

La industria del cine y la crisisLa crisis económica actual tiene múltiples facetas y afecta, no por igual, pero a buena parte del planeta. La industria del cine, como otras industrias también se ve afectada por esta crisis. Aunque esto, se expresa de manera distinta y en varios niveles. Por otra parte, la industria del cine ha pasado ya por varias crisis, incluso algunas que le afectaban mucho más fuerte que la crisis actual y ha mostrado siempre su capacidad de adaptación.

Productoras y financiamiento

La industria norteamericana de cine es probablemente la que ha pasado por más crisis, y a pesar de ello es también la más fuerte a nivel mundial, aunque no sea la que más películas produce; pero sí la que tiene mejores rendimientos económicos en relación a sus producciones en el mercado mundial. Sin embargo, la industria norteamericana del cine ha pasado por numerosas crisis económicas y políticas, la clave para su permanencia y liderazgo ha sido la adaptación. En el caso del acceso a financiamiento, el modelo inicial y preponderante de las productoras de cine fue la inversión privada. Vale decir, las productoras se hacían cargo de los costes de las películas, y recibían el usufructo de su comercialización y proyección; pues en el modelo inicial norteamericano, las productoras además de ser dueñas y financiadoras de los estudios, eran también propietarias de los cines. La liberalización del mercado de los cines, que permitió a otros empresarios instalar cines y proyectar películas, fue un golpe duro, económicamente hablando, para las productoras, que además coincidió con la gran depresión. La solución fue múltiple, por una parte el desarrollo de una serie B, de cortometrajes de bajo presupuesto que afirmaron las cadenas de distribución, junto al invento de los programas dobles y triples que permitían al espectador un acceso más atractivo por el mismo precio. Al miso tiempo, la temática se enfocó en el ocio, lo que permitía ser a las películas una válvula de escape ante la depresión.

Las nuevas fórmulas de financiamiento

Ahora bien desde hace ya varias décadas, el cine ha sido apoyado además por financiamiento directo de la banca privada y por subvenciones estatales. Fu el caso del cine de guerra norteamericano, que incluyó una gran intervención política; pero también una fuerte subvención a las películas que desarrollaran temáticas heroicas y de sensibilización nacional. Posteriormente este tipo de subvenciones se internacionalizó, pero en un formato de carácter distinto, como ayudas a la producción cultural. Al mismo tiempo se desarrollaron fondos y prestamos específicos para la producción cinematográfica. Lo que permitió una diversificación importante, pues las productoras no quedaban restringidas a sus propios fondos para financiar películas comercialmente atractivas.

En la actualidad, probablemente estos dos elementos estarán en jaque por algún tiempo; pues es de suponer que las subvenciones estatales a fondos de cultura estarán muy deprimidas en base a las propuestas internacionales de ajuste fiscal y, por otra parte, la crisis generalizada del sector financiero hace menos accesible el acceso a créditos. Además, se suma a lo anterior, una nueva dificultad en el ámbito del consumo; pues Internet ha generado importantes cambios en los patrones de consumo de películas. Resulta difícil prever cuales serán las medidas de la industria del cine ante estas dificultades; sin embargo cabe esperar que las posibilidades se encaminen por el rumbo histórico que la industria del cine ha mostrado ante diversas situaciones de crisis: su capacidad de adaptación.

Imagen de Fer Gregory – Fotolia.comSimilar Posts: