El acoso a padres por parte de sus hijos, una realidad

El acoso por parte de adolescentesLos padres maltratados por sus hijos aumentan en número. Esta situación es toda una realidad en España. La falta de aplicación de unos mecanismos de educación adecuados es la razón principal de este problema.

Aumenta en España el acoso a los padres

El acoso y maltrato hacia los padres parece una idea sacada de un novela pero la situación española recuerda, una vez más, que la realidad supera a la ficción. El número de denuncias de padres hacia sus hijos, por razones de malos tratos, ha aumentado en los últimos años. Así lo señala la fiscalía de menores, desde donde también llega la advertencia de que este tipo de situaciones son la consecuencia de una educación deficiente o errónea. Lo más preocupante de la situación es que no se trata de casos aislados. Además, los número van en aumento. Así, las 2.683 denuncias interpuestas por padres en 2007, subieron a 8.000 en el año 2010.

Cómo se convierte en maltratador un hijo

Como en cualquier caso de malos tratos, el proceso de conversión se da de manera paulatina. Ningún niño se levanta una mañana y decide pegar a sus padres, sin que antes haya habido ninguna señal de cambio por su parte. En la mayoría de los casos, los niños empiezan por desobedecer a sus padres, hermanos mayores o cualquier adulto. Si logra seguir adelante, sin que nadie cambie su actitud, después llegan los insultos, las amenazas, la ruptura de objetos y, finalmente, los golpes a los adultos.

Cómo prevenir este problema

Evitar que este tipo de actitudes acabe provocando una situación de maltrato hacia los padres es algo que debe hacerse bien temprano. Los más pequeños tienen que reconocer las figuras de autoridad en sus padres y no solo de amor. Esto significa que resulta completamente necesario corregir las faltas de conducta en los pequeños, de la misma manera que lo es abrazarlos y recordarles que se les quiere. Los niños deben entender que crecen en un mundo de obligaciones y deberes, además de derechos y posibilidades. Esta actitud de equilibrio favorecerá que el niño no crezca convertido en un tirano o un violento.

Imagen de Rynio Productions – Fotolia.comSimilar Posts: